• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Leo Francisco Zendal, de Perú

 

   Poema enviado por Leo Francisco Zendal, de Lima, Perú. El autor publica textos en el espacio mundoaparte.lamula.pe

 

    Accidente familiar

No soy más humano al pensar en los demás.
Marissa, por ejemplo, duerme,
retorcida de cualquier forma
entre amasijos de aleación, a las seis,
no está más.
Algo le pasa también a Gian Marlo
que yace como si estuviese soñando
aunque es demasiado pronto para saberlo
quizá él todavía sienta la humedad en el aire.
A quien no se la ve por ningún ángulo
es a mamá, ella que siempre está despierta
ella que siempre está quitándonos
las legañas de la vida.
Y papá ¿a dónde dijo que íbamos?
¿Por qué cerró los ojos cuando todo sucedió?
¿No era él quien debía alertar nuestros sentidos?

No soy más humano al pensar en los demás.
Ahora soy la peor parte: un cadáver o lo que queda de él.

Arrojado violentamente y por los aires
con las entrañas desperdigadas de cualquier manera
sobre el pavimento lluvioso de agosto,
aún sin las sirenas de emergencia
todavía sin los espasmos ajenos
ahora, a poco más de las seis
no soy más humano al pensar en los demás
porque ya no podré saber lo que exactamente sucedió.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.