• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Elena Zitelli, de Argentina

   Dos poemas enviados por Elena Zitelli, de Córdoba, Argentina. Ella está presente en Facebook, con su nombre.

 

   Ni una menos

 

Un río en la calle ancha.

El hastío se despabila

y los tambores sacuden cielo.

Ellas

ellos

y las pancartas.

Porque Paolas

reverberan muerte

y los niños

soledad.

En las veredas

los prejuicios miran quietos

y la dejadez

se estremece.

Fallece una época

y los cíclopes

multiplican ojos.

"Ya nada será lo mismo" dicen los dioses

nunca habían visto

un entierro

tan transido de multitud.

Desde las cornisas

el clamor

con gusto a rosa y a machaque

apaga la noche.

 

"Ya nada tiene que volver

a ser lo mismo" digo.

 

   (Nota de la redacción: El poema "Ni una menos" se refiere a la marcha del 3 de junio de 2015 realizada en numerosos puntos de Argentina, para pronunciarse contra los femicidios y la violencia de género que aqueja al país. Cuando la autora dice “Porque Paolas/ reverberan muerte...” se refiere a Paola Acosta, de 36 años, quien fue encontrada asesinada en el barrio Alto Alberdi de la ciudad de Córdoba, el 21 de septiembre de 2014).

 

 

   Roturas

 

Rompió la muñeca

de su hermana.

La rompió.

Después

para que no la retaran

rompió la suya.

La suya.

Y así estamos

por celos

               culpa

                        o estupidez

con el tendal

                     de muñecas rotas.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.