• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Elena Zitelli, de Argentina

   Dos poemas enviados por Elena Zitelli, de Córdoba, Argentina. Ella está presente en Facebook, con su nombre.

 

   Ni una menos

 

Un río en la calle ancha.

El hastío se despabila

y los tambores sacuden cielo.

Ellas

ellos

y las pancartas.

Porque Paolas

reverberan muerte

y los niños

soledad.

En las veredas

los prejuicios miran quietos

y la dejadez

se estremece.

Fallece una época

y los cíclopes

multiplican ojos.

"Ya nada será lo mismo" dicen los dioses

nunca habían visto

un entierro

tan transido de multitud.

Desde las cornisas

el clamor

con gusto a rosa y a machaque

apaga la noche.

 

"Ya nada tiene que volver

a ser lo mismo" digo.

 

   (Nota de la redacción: El poema "Ni una menos" se refiere a la marcha del 3 de junio de 2015 realizada en numerosos puntos de Argentina, para pronunciarse contra los femicidios y la violencia de género que aqueja al país. Cuando la autora dice “Porque Paolas/ reverberan muerte...” se refiere a Paola Acosta, de 36 años, quien fue encontrada asesinada en el barrio Alto Alberdi de la ciudad de Córdoba, el 21 de septiembre de 2014).

 

 

   Roturas

 

Rompió la muñeca

de su hermana.

La rompió.

Después

para que no la retaran

rompió la suya.

La suya.

Y así estamos

por celos

               culpa

                        o estupidez

con el tendal

                     de muñecas rotas.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.