• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Elena Zitelli, de Argentina

   Dos poemas enviados por Elena Zitelli, de Córdoba, Argentina. Ella está presente en Facebook, con su nombre.

 

   Ni una menos

 

Un río en la calle ancha.

El hastío se despabila

y los tambores sacuden cielo.

Ellas

ellos

y las pancartas.

Porque Paolas

reverberan muerte

y los niños

soledad.

En las veredas

los prejuicios miran quietos

y la dejadez

se estremece.

Fallece una época

y los cíclopes

multiplican ojos.

"Ya nada será lo mismo" dicen los dioses

nunca habían visto

un entierro

tan transido de multitud.

Desde las cornisas

el clamor

con gusto a rosa y a machaque

apaga la noche.

 

"Ya nada tiene que volver

a ser lo mismo" digo.

 

   (Nota de la redacción: El poema "Ni una menos" se refiere a la marcha del 3 de junio de 2015 realizada en numerosos puntos de Argentina, para pronunciarse contra los femicidios y la violencia de género que aqueja al país. Cuando la autora dice “Porque Paolas/ reverberan muerte...” se refiere a Paola Acosta, de 36 años, quien fue encontrada asesinada en el barrio Alto Alberdi de la ciudad de Córdoba, el 21 de septiembre de 2014).

 

 

   Roturas

 

Rompió la muñeca

de su hermana.

La rompió.

Después

para que no la retaran

rompió la suya.

La suya.

Y así estamos

por celos

               culpa

                        o estupidez

con el tendal

                     de muñecas rotas.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.