• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

David Osoro González, de España

 

   Poema de David Osoro González enviado por su padre, Kepa Osoro Iturbe, quien relata que su hijo era un apasionado de la poesía. David, nacido en Madrid, murió en Cajamarca, Perú, mientras trabajaba como cooperante de la Red de Bibliotecas Rurales de la región.

   Así, el 19 de junio se presenta en la capital española, en la Casa del Lector, la obra de David “Se acerca la cosecha”, una selección de sus poemas.

    La labor de la Red de Bibliotecas Rurales puede conocerse en este sitio:

http://bibliotecasruralescajamarca.blogspot.com.es/

   A su vez, Kepa Osoro Iturbe realiza publicaciones, muchas de ellas vinculadas a las letras y a la poesía en particular, en http://kepaosoroiturbe.lectyo.com/

 

   Todo en uno en todo

 

Por las venas de esta tierra dadivosa,

fecundando valles, prados y conciencias,

un mensaje de armonía ya rebosa:

“Todo es uno y uno es todo; nuestra esencia

se compone y forma parte de esta hermosa

sinfonía que llamamos existencia”.

 

Las estrellas que iluminan el camino

Los arroyos que acarician las quebradas

la herramienta que utiliza el campesino

y el sudor que derrama su piel tostada.

El pastor peruano y el obrero chino

sus zapatos rotos, su firme mirada.

 

Las raíces y los frutos, tumba y cuna,

son un todo indivisible, un solo ente

que respira sol y emana luz de luna.

Somos cauce, somos agua y somos fuente.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.