• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Lorna Carballo, de México

 

   Poemas de Lorna Carballo, de México DF, tomados con su autorización de su espacio: https://lacrudarealidadhoy.wordpress.com/. Lorna está también en Twitter, en la cuenta @Lorstar99

  

   Trilogía de la reiteración I

            Murmullos

 

Tu piel, olas de arena y sal.

Con el arrullo de tu cuerpo

dibujas el eco de la luz.

 

Palpita un diálogo de cantos

en mis ojos impregnados de melodías,

con tu vaivén de aroma a café.

 

Abrazas al viento con tu estela,

robas mi suspiro errante,

derramas gotas de sol.

 

Siento el silencio en mis labios,

barullo de tormentas carmesí,

me devora el sentido.

 

Vuelves inquieta cual hoja de otoño,

mi mirada tenue acecha al destino,

al fluctuar entre la lluvia de luz y sombras.

 

 

   Trilogía de la reiteración II

              Retirada

 

 Y yo aquí queriendo ser un bocado de ilusiones perpetuas,

 un anhelo sutil por descubrir esa fuerza  empapada de deseos,

 los cuales viven encerrados en la magia sin retorno

 y pretenden tocar el vestigio inalcanzable de tu esencia,

 de tu cuerpo de luz infinita y ecos de colores.

 

 Hoy he entendido una gota de mis labios,

 hay despedidas que no se dicen pero se saben.

 Es momento de recoger mis pensamientos del mar,

donde azul y  gris se mezclan sin decirme el porqué de lo banal.

Solamente contemplo el tiempo que no quiero que vuelva.

 

Tomo el sendero de mis ojos cuando los cierro,

abrazo al destello que salvaguarda el sonido de mis notas,

porque no hay conexiones y se necesita volver a aprender que se está  vivo.

Así lo inmortal me vuelve a saludar,

sin contemplar al tiempo que quiero que vuelva.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.