• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Lorna Carballo, de México

 

   Poemas de Lorna Carballo, de México DF, tomados con su autorización de su espacio: https://lacrudarealidadhoy.wordpress.com/. Lorna está también en Twitter, en la cuenta @Lorstar99

  

   Trilogía de la reiteración I

            Murmullos

 

Tu piel, olas de arena y sal.

Con el arrullo de tu cuerpo

dibujas el eco de la luz.

 

Palpita un diálogo de cantos

en mis ojos impregnados de melodías,

con tu vaivén de aroma a café.

 

Abrazas al viento con tu estela,

robas mi suspiro errante,

derramas gotas de sol.

 

Siento el silencio en mis labios,

barullo de tormentas carmesí,

me devora el sentido.

 

Vuelves inquieta cual hoja de otoño,

mi mirada tenue acecha al destino,

al fluctuar entre la lluvia de luz y sombras.

 

 

   Trilogía de la reiteración II

              Retirada

 

 Y yo aquí queriendo ser un bocado de ilusiones perpetuas,

 un anhelo sutil por descubrir esa fuerza  empapada de deseos,

 los cuales viven encerrados en la magia sin retorno

 y pretenden tocar el vestigio inalcanzable de tu esencia,

 de tu cuerpo de luz infinita y ecos de colores.

 

 Hoy he entendido una gota de mis labios,

 hay despedidas que no se dicen pero se saben.

 Es momento de recoger mis pensamientos del mar,

donde azul y  gris se mezclan sin decirme el porqué de lo banal.

Solamente contemplo el tiempo que no quiero que vuelva.

 

Tomo el sendero de mis ojos cuando los cierro,

abrazo al destello que salvaguarda el sonido de mis notas,

porque no hay conexiones y se necesita volver a aprender que se está  vivo.

Así lo inmortal me vuelve a saludar,

sin contemplar al tiempo que quiero que vuelva.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.