• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Lorna Carballo, de México

 

   Poemas de Lorna Carballo, de México DF, tomados con su autorización de su espacio: https://lacrudarealidadhoy.wordpress.com/. Lorna está también en Twitter, en la cuenta @Lorstar99

  

   Trilogía de la reiteración I

            Murmullos

 

Tu piel, olas de arena y sal.

Con el arrullo de tu cuerpo

dibujas el eco de la luz.

 

Palpita un diálogo de cantos

en mis ojos impregnados de melodías,

con tu vaivén de aroma a café.

 

Abrazas al viento con tu estela,

robas mi suspiro errante,

derramas gotas de sol.

 

Siento el silencio en mis labios,

barullo de tormentas carmesí,

me devora el sentido.

 

Vuelves inquieta cual hoja de otoño,

mi mirada tenue acecha al destino,

al fluctuar entre la lluvia de luz y sombras.

 

 

   Trilogía de la reiteración II

              Retirada

 

 Y yo aquí queriendo ser un bocado de ilusiones perpetuas,

 un anhelo sutil por descubrir esa fuerza  empapada de deseos,

 los cuales viven encerrados en la magia sin retorno

 y pretenden tocar el vestigio inalcanzable de tu esencia,

 de tu cuerpo de luz infinita y ecos de colores.

 

 Hoy he entendido una gota de mis labios,

 hay despedidas que no se dicen pero se saben.

 Es momento de recoger mis pensamientos del mar,

donde azul y  gris se mezclan sin decirme el porqué de lo banal.

Solamente contemplo el tiempo que no quiero que vuelva.

 

Tomo el sendero de mis ojos cuando los cierro,

abrazo al destello que salvaguarda el sonido de mis notas,

porque no hay conexiones y se necesita volver a aprender que se está  vivo.

Así lo inmortal me vuelve a saludar,

sin contemplar al tiempo que quiero que vuelva.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.