• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Daniel Ballester, de Argentina (III)

 

   Poema de Daniel Ballester de Buenos Aires, Argentina, tomado de su espacio http://laballester.blogspot.com.ar/.  Además de poeta, Daniel es periodista. Está presente también en Twitter, en la cuenta @ballestermente.

 

   Del buen amor y otras desdichas

 

Escribo en el mar las claves de esta canción
Que nadie podrá soñar sin antes conocer
La sinuosa quietud de su melodía
Envolvente como el humo encharcado del río
Algo muy cercano a una partitura de sal

La tribu baila la plegaria de la lluvia
Sedientos tambores se apagan
Y sus cuerpos enlazan caminos secretos
No vayas a buscarlos
Ellos vendrán por ti
El coraje se origina en el miedo, esa es tu suerte
Un salto en combustión con el habla
Una estaca de madera clavada en el pecho del dolor
Yo le pido a tu recuerdo que deje de olvidarme
Es un asunto que tenemos pendiente
Será cuestión de esperar que amaine
Las tormentas aquí ya no dejan secuelas
Salvo dos o tres cosechas perdidas
Y una pigmentación un poco más oscura en el agua
Al costado de mi cama
Inexplicable
La sombra
Está ahí todo el tiempo ahí
¿Por qué siempre te escribo en primavera?
¿Por qué esta evocación constante mientras la ciudad avanza?
No lo sé
Mi piel es agua pesada embarrando el corazón de la vereda
Escombros donde ya no asoma ni tu huella
Nervio de la noche. Soledad de las jaurías.
Cordón de la unión de las palabras que como un gato montés siempre encuentra una guarida cuando acecha el temporal
El ritual de la noche es
Perfume del pensamiento secreto del poema sin poeta

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.