• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Fernando Henao Del Río, de Colombia

 

   Poemas enviados por Fernando Henao Del Río, de Medellín, Colombia. Recibió premios en su país, y poemas suyos fueron incluidos en antologías y revistas literarias.

 

    Mitología

 

Ese ámbito de la casa

suele estar atravesado por una solemnidad

propia de los grandes museos.

Minuciosamente dispuestos se exponen allí,

sobre la mesa cubierta por un mantel blanco

y colgadas de la pared,

antiguas fotografías de familiares ya muertos,

a la manera de un museo

en memoria de las víctimas

de aquel holocausto del tiempo.

 

Y tras esos portarretratos,

como apostados en ventanas,

se asoman a mirarnos

y a veces puede uno atisbar en sus ojos

una nostalgia de más allá.

 

Son ellos la sangre que me precedió

y de la cual desciendo,

bellas sombras legendarias

que habré de aprender

como la mitología que me hizo posible.

 

 

   Álbum familiar

 

Con un sentimiento que me hace oscilar

entre el horror y la nostalgia,

voy pasando las páginas del álbum familiar

que de niño me enseñó mi madre

y descubro, entre algunos cercanos,

rostros jamás vistos ni imaginados

y casas que nunca habité,

e irrisoriamente comprendo

lo importante de saber elegir

las ropas que se habrán de llevar

para pasar a la historia.

 

Cuando termino de otear el álbum, me pregunto,

-no sin angustia-

¿Cuál de mis camisas luciré

en esas postales que no se envían

desde ninguna parte

sino que se dejan antes de partir?

¿Qué zapatos me calzaré

para caminar los vastos predios del olvido?

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.