• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Raúl Figueroa, de Argentina

 

   Texto poético enviado por Raúl Figueroa, nacido en San Juan, oeste de Argentina, y radicado en Buenos Aires.

  

   rotó

 

Todas las hojas son del viento (dicen). Las de mi libreta ni se enteraron: la soga ahogó las patas del giro, rotó el amor, roto el amor; y por más que las lenguas se pasen las tardes correteando paragramas, suprasegmentales, idiologemas y quién sabe qué más: nadie evitará que el sueño sea un lenguaje, tal vez el único lenguaje.

Aunque niegue y niegue para afirmar, y tenga dos intentos de suicidio por hora, el sueño es el único lenguaje por lo menos posible; y así como las puñaladas de salva son ideales para un domingo lácteo y algunos amores, en vez de amores deberían llamarse auxilio, así también el cuerpo de la casualidad cada tanto suele darse sus gustos.

La ventana bizca dice que lo vio en la fila de las vacaciones de rodillas frente a un relámpago; y puede ser: a todo bicho raro le cabe el día y la noche en un grano de particularidad.

Tanta vuelta para poder decir que la inteligencia debería haber venido con un escote más jugado y dejar que la disociación de objetos y los relieves sigan lamiéndose a la luz.

Tanta vuelta para poder decir que en el culo de estos versos, otros versos; y en el culo de otros, otros y otros; y así hasta que se muera alguna arteria, o las palabras, todas.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.