• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Juan Daniel Salica, de Argentina

 

   Poemas enviados por Juan Daniel Salica, de Los Polvorines, provincia de Buenos Aires, Argentina, presente en Twitter en la cuenta @jdanielsalica.

 

   El filo de la intención

 

Después de todo, finalmente quiso hacer algo con el dolor, alejarlo 
de alguna forma
o mejor aún, pensó, dejarlo sin firmeza
deshuesarlo

presentar el cuchillo
en plena columna de la desdicha y contemporáneas angustias.

Y fue entonces que sin conocimiento previo
de dónde comienza y termina cada hueso
dónde dicen basta
cuándo su principio o coyuntura
quiso separar ausencia de nombres
rencores de causas
penas del efecto.

Y forzarlo a verse irreconocible y distante.


Así apoyó en la mesada todo el sentimiento 
que no dejaba de soltar una memoria de elefante 
para intentar nuevas distancias
nuevas formas.

Pero con el filo de la intención inicial, como pudo, abrió circunstancias finales 
dejando por fin expuesta la osamenta gris 
que caería, después, como restos que no se reciclan. 

Y aunque parte de aquello prometió volver
con su cuerpo lote de tristezas
tal vez invertebrado
ameba
nube
rastro

el dolor nunca se quedó a ver 
como los perros del sueño
rompían ferozmente las bolsas en la vereda. 

 

 

   Agosto

 

Un sol por donde pasa agosto


la ciudad se mueve 
sobre la pesada serenidad 
de los rieles de las horas


sobre las horas 
la extremaurgencia de los transportes


en su carga diaria
los bostezos de caña y ruda 
para llegar y seguir...


por arriba de los techos 
el dedo de la avaricia 
señala los caminos 
la humana miseria 
donde caen los peces 
de la fuente rota de la cerradura de los sueños


extremaciudad de urgentes agostos


de los pulmones enfermos de los edificios
y el presentismo del futuro ausente
y el subsueño del desarrollo 
ahí
entre lo que somos 
seres durmientes y pesados
olvidos
gritos en paredes de corcho
con los carteles en la frente
de nuestras horas 
y este agosto por seguir.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.