• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Wilfredo Arriola, de El Salvador

 

   Poema enviado por Wilfredo Arriola, de San Salvador, El Salvador, quien publica textos en http://unaluzenelsilencio.blogspot.com Asimismo, está presente en Twitter, en la cuenta @WilfredoArriola.

 

 

    La lluvia debajo de un poema

 

Los que esperan la lluvia debajo de un poema.

Quienes hacen de la tristeza una libertad

que cabe solo en un nombre.

La paz juega a comprometerse adonde no la llaman

por eso estoy tan deforestado

impropio, como el dogma de los desesperados

lleno de ropa del pasado

sin cuerpos, sin manos para quitarlas, simple, llano.

Soy la brújula en el tiempo de nadie.

Otra forma de auxilio crece en la página en blanco

también las letras se crucifican

en el puente de los enamorados.

Algo muere en medio de la frase:


Confieso que te he amado

Si se te da por quebrar las copas.

Hazlo.

Que los faros del olvido encienden

al contrario de quien los necesita.

Riega las flores con vino

toca en el piano, si es posible


La canción de los desesperados

La angustia mueve más que la capacidad

por eso somos un paisaje hecho a manos rotas.

Cuando nos desploman las letras del final de la película

e inundan la casa de un silencio de voces prestadas

y uno no es uno

sino un impostor en primera persona.

Luego el sax no perdona el lado blando del alma

me toca, nos toca; algo debe de estar herido

porque la sangre y las lágrimas no se equivocan.

De aquí me marcho porque la usura

arremete siempre en noches de frío malintencionado

y no tengo más que un escudo, un verso, una bandera

y los ojos dilatados del gato que no esta.

Supongo las estaciones de tu piel

como brazas de invierno

dándole a tu mente el luto de una promesa sin cumplir.

Me resumo, por no contarme en ti

la bastedad solo se encuentra en quienes

conocen la inmensidad de lo preciso.

Por eso, por todo eso

me bastará tu última verdad

aunque recuerda compañera

en el infinito

lo más

y lo menos

están

de más.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.