• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Patty Amezcua, "Tisha", de México

 

   Poema de Patty Amezcua, “Tisha”, de Acapulco, Guerrero, México. La poeta está en Twitter: @TISHA77

 

   No hace falta

 

No hace falta noche para quedarme. No hace falta escribir de ti en mis paredes. No hace falta el ruido del tren para saber que vienes.

No hace falta poco, mucho. ¿Y qué falta si de una noche no se deja huella en derroches? Derroches marcados con dientes y espermas en la boca sin ningún deseo pendiente.

Abrazos que rompan los huesos y palabras que hagan lluvia el cuerpo.

No hace falta volver para regresar, ni secarse para extenderse al sol.

No hay primaveras sin lluvias y lluvias sin voz.

Y aquí, después de tanto texto, me quedas, me quedas en notas, en ausencia y presencia.

Me quedas hundido en las manos, pegado en mis puertas, huyendo de ti, en mí, capturando mis aromas desde tu respiración.

Me quedas en la luna creciente, aquí, menguando tus insomnios, llenando el vacío que se presenta entre tanta gente.

Y ahora me sabes a sal, y a yerba buena. Combinación de lustros y estrellas. Me sabes a canela e instinto animal.

Me sabes a sed de amante convertida en metal, me sabes a instrumento musical de lluvia. Me sabes a mejoría y enfermedad, a calles desajustadas y melancolía. Mi amor; me sabes a piedras y sepulturas. Me sabes a rincón desahuciado y a sabio que se cura.

Pero cuando miro tus ojos cambia ese sabor por noche verdadera, y ríos en ciudades donde por debajo de la tierra corren y sus cauces perforan el sistema y se hace el amor en mil maneras.

Y todo se vuelve de ti y contigo. Y las aves se posan en nuestras ausencias para intercambiar esencias y no dejarnos morir solos.

Y ahí me quedo, 
y no falta nada, nada, 
ni tú, 
ni yo, 
ni el viento.

Y me inclino ante las multitudes y es un sueño absurdo, y te tiñes de aves y es otro sueño sin rumbo.

¿Y dónde vamos si no es con nosotros? 
¿A dónde se juega mi sed y tu saliva?

¿A quién le hace falta hacernos falta? 
cuando no hace falta nada.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.