• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Anaid Flores, de México

 

   Poema enviado por Anaid Flores, de México DF. Anaid publica textos en el blog http://yesqueyoquierohablar.blogspot.mx. Ella está también presente en Twitter, en la cuenta @AnnyChemy

 

   Éxtasis

 

Elegía fortuita,

corriente circundante

que excita la materia

y contrae entre un profundo vaivén.

Olas que emergen,

marea que asciende acelerada.

Llama encendida que se propaga.

 

Tu impío torso en el mío,

bailan, respiran al unísono.

Ígneo vientre que hechiza mis armas,

bajo el yugo de tu sombra

me somete cual criatura ante cazador,

como el mar ante la luna,

como el viento ante la noche.

 

Suspiros absorbes por tus labios,

sublimes sabios que roban mi existencia

y hacen elevarme,

hasta perder la conciencia entre el tacto:

convertirme en aire, agua, fuego, tierra,

ser un ave que las alas extiende

o una serpiente que se arrastra.

 

Mi lengua rozando tu cuerpo inmaculado,

creando una hermosa melodía

deslizándome hacia el sur

mientras navego por tus piernas,

reptando entre tus caderas.

 

Subir paulatinamente por tu espalda,

tomarte entre mis brazos

y aferrarme a tu cuello refinado,

dejando ante luz la incitante razón

para explotar y mecerme entre tus manos,

entregarme a ti con los ojos cerrados.

Inhalarte en cada sollozo,

robarte la vida entre el glorioso pasmo,

volando abstraídos hacia el eterno ocaso.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.