• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Anaid Flores, de México

 

   Poema enviado por Anaid Flores, de México DF. Anaid publica textos en el blog http://yesqueyoquierohablar.blogspot.mx. Ella está también presente en Twitter, en la cuenta @AnnyChemy

 

   Éxtasis

 

Elegía fortuita,

corriente circundante

que excita la materia

y contrae entre un profundo vaivén.

Olas que emergen,

marea que asciende acelerada.

Llama encendida que se propaga.

 

Tu impío torso en el mío,

bailan, respiran al unísono.

Ígneo vientre que hechiza mis armas,

bajo el yugo de tu sombra

me somete cual criatura ante cazador,

como el mar ante la luna,

como el viento ante la noche.

 

Suspiros absorbes por tus labios,

sublimes sabios que roban mi existencia

y hacen elevarme,

hasta perder la conciencia entre el tacto:

convertirme en aire, agua, fuego, tierra,

ser un ave que las alas extiende

o una serpiente que se arrastra.

 

Mi lengua rozando tu cuerpo inmaculado,

creando una hermosa melodía

deslizándome hacia el sur

mientras navego por tus piernas,

reptando entre tus caderas.

 

Subir paulatinamente por tu espalda,

tomarte entre mis brazos

y aferrarme a tu cuello refinado,

dejando ante luz la incitante razón

para explotar y mecerme entre tus manos,

entregarme a ti con los ojos cerrados.

Inhalarte en cada sollozo,

robarte la vida entre el glorioso pasmo,

volando abstraídos hacia el eterno ocaso.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.