• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Pamela Bustios, desde Estados Unidos

   Poema enviado por Pamela Bustios desde Miami, Estados Unidos. Pamela es peruana y publica en http://paraderomercurial.tumblr.com/ También está presente en Twitter, en la cuenta @PamelaBustios

 

   La banca

Ven, siéntate conmigo, cuéntame un cuento,
un verso, una sombra en el pavimento.
Ven, susúrrame al oído cosas sin sentido,
arráncame una sonrisa y demuele mis lamentos.

Ven, siéntate conmigo, vamos a descubrirnos,
la luz, el mar, el agua que sella una a una nuestras huellas.
Ven, abre tu pecho conmigo, dejemos de excluirnos,
el tiempo disipado es la miel que derraman las botellas. 

Ven, siéntete seguro, todo aquí tiene significado,
las líneas de tus manos y las de tu pasado.
Ven, mírame a los ojos y piérdete en ellos,
la oscuridad es infiel pero el sendero iluminado.

Ven, sigamos a oscuras, vamos a extraviarnos, 
ingresemos por la cueva y escapemos por el campo.
Ven, siente el pasto en los tobillos y dejemos de afrentarnos,
el cosquilleo de la hierba nuestros cuerpos van forrando.

Ven, asoma tu cabeza, mira el horizonte conmigo,
ese que nos envuelve en los suspiros de nuestros antepasados. 
Ven, siéntate conmigo, indúceme calor y súrteme de abrigo,
en esta banca nuestros sueños están resguardados. 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.