• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Carlos Eduardo Silva, de Puerto Rico

 

    Poema enviado por Carlos Eduardo Silva, de Ponce, Puerto Rico. Es cofundador y editor del blog Generación Jípster (generacionjipster.weebly.com), donde publica su poesía constantemente.

 

 

   Bolero a la roca

 

Borrachos nos amamos más de lo posible

mi amada y yo,

no sé cómo y hasta hace poco

nos pensaba incapaces

de amar más todavía.

Pero la vodka, el whiskey, la cerveza

y el ron

nos regalan noches surreales

de amor imposible

y sexo desenfrenado;

nos dictan versos indecibles

al oído

y nos dan las instrucciones necesarias

para encontrar el amor

que se esconde en algún sitio

de nuestros cuerpos sobrios.

No es solo bellaquera

ni cursilería olvidada,

es algo que despierta con las burbujas del alcohol,

un sustituto del vómito de muchos,

un alcance inesperado de lo intenso.

Borrachos nos amamos demasiado

mi amada y yo;

nos recogemos del piso,

nos limpiamos

y buscamos en los bolsillos del otro

los besos que nos sobraron del día

para vivirnos lo que pensamos que hemos vivido

y no vivimos todavía.

Somos pedazos de constelaciones

bajo los efectos de lo borroso

y nos encontramos en el piso, en la cama

o en el teléfono

para delirarnos el uno al otro

el sexo que nos falta,

el amor que nos come por dentro

y el puente que tenemos trepado por las nubes.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.