• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Carlos Eduardo Silva, de Puerto Rico

 

    Poema enviado por Carlos Eduardo Silva, de Ponce, Puerto Rico. Es cofundador y editor del blog Generación Jípster (generacionjipster.weebly.com), donde publica su poesía constantemente.

 

 

   Bolero a la roca

 

Borrachos nos amamos más de lo posible

mi amada y yo,

no sé cómo y hasta hace poco

nos pensaba incapaces

de amar más todavía.

Pero la vodka, el whiskey, la cerveza

y el ron

nos regalan noches surreales

de amor imposible

y sexo desenfrenado;

nos dictan versos indecibles

al oído

y nos dan las instrucciones necesarias

para encontrar el amor

que se esconde en algún sitio

de nuestros cuerpos sobrios.

No es solo bellaquera

ni cursilería olvidada,

es algo que despierta con las burbujas del alcohol,

un sustituto del vómito de muchos,

un alcance inesperado de lo intenso.

Borrachos nos amamos demasiado

mi amada y yo;

nos recogemos del piso,

nos limpiamos

y buscamos en los bolsillos del otro

los besos que nos sobraron del día

para vivirnos lo que pensamos que hemos vivido

y no vivimos todavía.

Somos pedazos de constelaciones

bajo los efectos de lo borroso

y nos encontramos en el piso, en la cama

o en el teléfono

para delirarnos el uno al otro

el sexo que nos falta,

el amor que nos come por dentro

y el puente que tenemos trepado por las nubes.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.