• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Carlos Eduardo Silva, de Puerto Rico

 

    Poema enviado por Carlos Eduardo Silva, de Ponce, Puerto Rico. Es cofundador y editor del blog Generación Jípster (generacionjipster.weebly.com), donde publica su poesía constantemente.

 

 

   Bolero a la roca

 

Borrachos nos amamos más de lo posible

mi amada y yo,

no sé cómo y hasta hace poco

nos pensaba incapaces

de amar más todavía.

Pero la vodka, el whiskey, la cerveza

y el ron

nos regalan noches surreales

de amor imposible

y sexo desenfrenado;

nos dictan versos indecibles

al oído

y nos dan las instrucciones necesarias

para encontrar el amor

que se esconde en algún sitio

de nuestros cuerpos sobrios.

No es solo bellaquera

ni cursilería olvidada,

es algo que despierta con las burbujas del alcohol,

un sustituto del vómito de muchos,

un alcance inesperado de lo intenso.

Borrachos nos amamos demasiado

mi amada y yo;

nos recogemos del piso,

nos limpiamos

y buscamos en los bolsillos del otro

los besos que nos sobraron del día

para vivirnos lo que pensamos que hemos vivido

y no vivimos todavía.

Somos pedazos de constelaciones

bajo los efectos de lo borroso

y nos encontramos en el piso, en la cama

o en el teléfono

para delirarnos el uno al otro

el sexo que nos falta,

el amor que nos come por dentro

y el puente que tenemos trepado por las nubes.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.