• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Carlos Eduardo Silva, de Puerto Rico

 

    Poema enviado por Carlos Eduardo Silva, de Ponce, Puerto Rico. Es cofundador y editor del blog Generación Jípster (generacionjipster.weebly.com), donde publica su poesía constantemente.

 

 

   Bolero a la roca

 

Borrachos nos amamos más de lo posible

mi amada y yo,

no sé cómo y hasta hace poco

nos pensaba incapaces

de amar más todavía.

Pero la vodka, el whiskey, la cerveza

y el ron

nos regalan noches surreales

de amor imposible

y sexo desenfrenado;

nos dictan versos indecibles

al oído

y nos dan las instrucciones necesarias

para encontrar el amor

que se esconde en algún sitio

de nuestros cuerpos sobrios.

No es solo bellaquera

ni cursilería olvidada,

es algo que despierta con las burbujas del alcohol,

un sustituto del vómito de muchos,

un alcance inesperado de lo intenso.

Borrachos nos amamos demasiado

mi amada y yo;

nos recogemos del piso,

nos limpiamos

y buscamos en los bolsillos del otro

los besos que nos sobraron del día

para vivirnos lo que pensamos que hemos vivido

y no vivimos todavía.

Somos pedazos de constelaciones

bajo los efectos de lo borroso

y nos encontramos en el piso, en la cama

o en el teléfono

para delirarnos el uno al otro

el sexo que nos falta,

el amor que nos come por dentro

y el puente que tenemos trepado por las nubes.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.