• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Ocho poetas llevados a escena, en una puesta en Buenos Aires

Ocho poetas para ocho directores teatrales que aceptan un desafío: llevar a escena lo que esos versos expresan. Se trata de piezas pequeñas o, como parece es más moderno decir, "miniaturas teatrales". La iniciativa fue lanzada en el ámbito del teatro independiente de Buenos Aires y se pone en marcha a comienzos de febrero, para una suerte de exaltación del poder de la palabra en el escenario (foto de La Primera Piedra).

 

   El ciclo fue bautizado "Pequeña Voz" por sus impulsoras, Mariana Mazover y Sandra Martínez, quienes entregaron a cada director al menos un libro de cada autor elegido. Los directores elaboraron así las adaptaciones, que derivan en puestas de entre 20 y 25 minutos, informó la revista La Primera Piedra.

   "Nos interesa ver qué sucede cuando la palabra, que es un lenguaje más dentro del teatro, es el que predomina", declaró Mazover.

   Los poetas elegidos son todos argentinos: Clara Muschietti, Nurit Kasztelan, Janice Winkler, Jonás Gómez, Gabriel Cortiñas, Carla Sagulo, Diego Alfaro Palma y Marie Gouric.  

   La estructuración del ciclo comenzó con la convocatoria a los poetas y luego a los directores. Dijo Mazover que cuando se confirmó la aceptación de todos ellos hubo que resolver los "cruces", es decir a qué director se destinaba cada autor. "Ahí ya se produjeron encuentros entre gente que no se conocía personalmente ni sus obras, lo cual ya es muy valioso. Después, cuando empezamos a supervisar las producciones, me encontré con resultados increíbles y con la sensación de que se pueden generar cosas que excedan el ciclo Pequeña Voz".

   Afirmó haber descubierto "mucha potencia" en la poesía contemporánea. "Venía trabajando hace tiempo el cruce entre textualidades no dramáticas y teatro, sobre todo en una obra mía y en un seminario donde yo enseño dirección. Como un poco se me había agotado como forma la dramaturgia más clásica, me interesaba trabajar con otros lenguajes. Al trabajarlo con mis alumnos, empezaron a surgir cosas muy interesantes para ver las operaciones que son típicas de la escena en el teatro cuando el lenguaje no está diseñado para ese espacio. Lo primero que sucede es la ruptura del naturalismo".

   A los directores se impuso la condición de no agregar ningún texto, palabras propias, aunque sí pudieron "desarmar" los poemas, o resolver el orden que desearan. "Así pueden surgir monólogos, diálogos, entre otras cosas".

   Los directores convocados son Marina Ollari, Javier Laureiro, Martín Urbaneja-Diana Ullerup, Katia Szechtman, Mon Borgatello, Manuela Estigarribia, Violeta Marquis y Sebastián Romero.

   El artículo completo está disponible en este enlace:

http://www.laprimerapiedra.com.ar/2017/01/pequena-voz-cuando-la-poesia-teatro-independiente-juntan-fuerzas/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.