• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Cuando Eliseo Subiela causó en La Habana una "levitación colectiva"

Un estado de "levitación colectiva" fue el que observó, apenas como metáfora, el periodista cubano Rolando Pérez Betancourt, cuando en una tarde habanera de diciembre se proyectó la película "El lado oscuro del corazón", del argentino Eliseo Subiela, fallecido a fines de diciembre y recordado con aprecio y agradecimiento en América Latina porque con esa y otras películas intentó consistentes aproximaciones del cine a la poesía.

 

   Esa valoración positiva recorrió las crónicas de gran cantidad de países. Pero en el caso de Cuba, escribe Pérez Betancourt en el diario Granma,  "pocos directores latinoamericanos han sido tan queridos y apreciados".

   Así, recuerda, "el estreno en el Festival de La Habana de su 'Hombre mirando al sudeste' (1986) ha sido uno de los mayores acontecimientos de público y crítica de ese certamen, que acaba de celebrar su edición 38".

   Explica entonces lo que le sucede con la sola mención de "El lado oscuro del corazón": "Me remite a una tarde habanera de diciembre en que, al concluir la película en un cine repleto de público, fui testigo de un fenómeno al que no me tiembla la mano en calificar de levitación colectiva".

   Recuerda entonces al actor Darío Grandinetti en la piel de Oliverio, un poeta que tenía el propósito de enamorar a la muerte y que por Buenos Aires y Montevideo buscaba a la vez, recitando a Oliverio Girondo, a una mujer capaz de hacerlo volar.

   Sigue el artículo: "La poesía integrada al filme, también de Benedetti y Juan Gelman, la música de Osvaldo Montes, los personajes representativos de tantos mundos dominados por el amor, con aquella Ana (Sandra Ballesteros) prostituta de la que se enamoraba Oliverio, exageraban hasta el delirio una ficción que (misterios del arte) conectó hasta con el último espectador".

   Relata una ovación final del público seguida sorpresivamente por un silencio cerrado, "sin que nadie se atreviera a levantarse", tanto así que el personal de la sala debió dar voces apremiantes, porque seguía otra función. "Fue entonces que me pareció ver flotar a los espectadores mientras iban en busca de la salida, sin pronunciar una palabra, como si cada cual estuviera cautivo en un universo mágico y sin ningún interés en abrir la boca para salirse de él".

   Pérez Betancourt estaba con su hijo, quien le preguntó, en un susurro, qué estaba sucediendo. No recuerda qué le dijo porque "lo cierto es que no tenía una respuesta para lo que, casi 25 años después, ambos, cada vez que tocamos el tema, seguimos calificando de levitación colectiva".

   Esta nota está disponible en el enlace siguiente:

http://www.granma.cu/cultura/2016-12-26/eliseo-subiela-y-el-arte-de-volar-26-12-2016-23-12-00

 

 

También "impacto" en México por

"El lado oscuro del corazón"

 

   El crítico e investigador de cine José Antonio Valdés Peña dijo a su vez que en México, Eliseo Subiela será recordado por el "impacto emocional y visual" de "El lado oscuro del corazón", una película que, dijo, se convirtió en un clásico.

   "Lo importante de la obra de un realizador es que de repente el cine funciona para que un espectador, digamos, tradicional, convencional, se adentre a otro mundo y creo que ese otro mundo es el de la poesía que maneja Subiela en esa película", explicó.

   En México, agregó, "esa es una película que ha logrado provocar una hondonada fuerte, porque es una cinta que te invita a sumergirte en un mundo más allá del cine, que en este caso es la poesía".

   Explicó que hay público que busca constantemente "El lado oscuro del corazón" y por eso mismo la Cinemateca Nacional, donde trabaja, la programa constantemente.

   "Creo que Subiela era un director al que le gustaba esa parte del realismo mágico con elementos propios del cine latinoamericano. Obviamente no es un cine ni de efectos especiales, ni de grandes presupuestos, y en algunos casos de una estética directa o hasta pobre, podríamos decir", sostuvo Valdés Peña.

   Agregó que otras películas del director argentino, como "Hombre mirando al sudeste" y "Pequeños milagros", no lograron en México la misma repercusión.

   Las opiniones completas del investigador están disponibles en este enlace:

https://entretenimiento.terra.com/filmes-de-eliseo-subiela-marcaron-al-cinefilo-mexicano-valdes-pena,608a1d84493c322a614c2ae3d8392cabv8dk8n19.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.