• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

La poesía fue esencial para sobrevivir en la dictadura de Pinochet, dice director belga

La poesía fue esencial para muchos chilenos que vivieron de cerca la represión de la dictadura de Augusto Pinochet, y eso es lo que motivó al director de teatro belga Fabrice Murgia a investigar hechos de la época en una mina de sal en el Desierto de Atacama que el régimen del genocida convirtió en centro de detención ilegal y torturas. Ya presentada en Chile, la pieza subió a escena en las ciudades españolas Girona y Salt.

 

   La puesta se titula “Children of nowhere” y exhibe el formato llamado “teatro documental”, que incluye uso del recurso audiovisual y música. Integró la programación del festival Temporada Alta, que transcurre de octubre a diciembre.

   El director Fabrice Murgia, ganador del premio León de Plata en la Bienal de Venecia de 2014, investigó los hechos en el campo de prisioneros de Chacabuco, montado por la dictadura de Pinochet (1973-1990). El régimen usó desde noviembre de 1973 un complejo de la oficina salitrera de Chacabuco, que estaba abandonado.

   Ubicadas a cien kilómetros de Antofagasta, las instalaciones fueron usadas por las fuerzas represivas durante dos años, durante los cuales se estima que padecieron prisión y torturas alrededor de tres mil hombres.

   A propósito de la presentación en Temporada Alta, Murgia, de 32 años y director del Teatro Nacional de Bélgica, declaró a El Periódico de Catalunya que la poesía, “y no solo” la de Pablo Neruda, “fue clave durante la dictadura chilena”. Y agregó: “No hay un solo muro en Chacabuco que no esté cubierto de poemas. El pueblo se agarró a ella. ¿Cómo explicarlo? La gente de aquella época con quien hemos hablado ha sobrevivido porque escribía o cantaba poesías”.

   Esta pieza, explicó, es expresión de su interés por “recuperar la memoria de lugares fantasma y ciudades abandonadas, para hallar trazos de vida que narren una historia”. Así, para el caso de “Children of nowhere”, buscó “un lugar que pudiera dar testimonio de un pasado político, de una especie de lucha por unos ideales”.

   Para el proyecto, dijo ante otra pregunta de El Periódico, lo más complejo fue conseguir la colaboración de quienes fueron prisioneros. “Cuando alguien ha sufrido torturas no es fácil que se abra y quiera recordarlo. Primero has de convencerle de la necesidad de hacerlo y eso lleva tiempo. Solo cuando después de varios encuentros surgen amistades, puedes establecer la confianza suficiente para ahondar en el tema”.

   Fueron dos años de trabajo y gran cantidad de viajes. Recordó que al estrenar la obra en Chile, “los antiguos presos vinieron acompañados de sus hijos y tuve la sensación de estar participando, a pequeña escala, en haber puesto en marcha una resiliencia nacional, un primer paso para poner en valor su historia”.

   Comentó que desarrolló con esos ex prisioneros una relación fluida, y que les envía información cada vez que realiza una puesta de la obra.

   La nota completa está disponible en este enlace:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/entrevista-director-fabrice-murgia-5593855

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.