• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Al teatro con los poetas malditos

Los poetas malditos, que levantaron sus versos contra un contorno social del que se apartaron, que se rebelaron ante el sufrimiento e intentaron rechazar lo peor de la naturaleza humana, tuvieron una repercusión que traspasó por mucho los límites del género y de las letras en general, para impactar en otros campos. Y así ocurrió también con el teatro, como se demuestra con una semana de actividades en Bogotá.

 

   En la capital colombiana, en la última semana de octubre, se desarrolló “Invernía, encuentro con los poetas malditos”, la definición acuñada por Paul Verlaine en su libro publicado por primera vez en 1884, para pasar a una versión aumentada, y definitiva, en 1888, referido a seis poetas entre los que Arthur Rimbaud es el más recordado.

   “Invernía”, que realizó su quinta edición, reunió a elencos teatrales colombianos que realizaran piezas inspiradas en textos de los poetas malditos y a los organizadores les llamó la atención un desarrollo acentuado en la ciudad de Medellín.

   Las presentaciones teatrales transcurrieron junto con actividades académicas dedicadas en torno de la obra de los poetas malditos.

   Juan Viana, director de Elemental Teatro, declaró al diario El Tiempo de Bogotá que estos autores “no sólo han impactado el mundo de la literatura, sino también en la psicología, la filosofía y, como nosotros lo queremos demostrar, en el teatro. Sabemos que un Baudelaire o una Pizarnik han generado una identidad y un estilo fuerte que, al leerlos, cambian la mentalidad de cualquiera, ya que llegan a nuestra vida generando reflexiones y pensamientos muy profundos”.

   Para la clausura, dice el informe del diario, se reservó la presentación de Guía 2 Teatro, de Cartagena, con la obra “Delirio”, concebida como un homenaje al poeta colombiano Raúl Gómez.

   Una de las singularidades anunciadas fue Teatro Galeón con la pieza “Noctámbulo”, basada en la obra de Edgar Allan Poe, que busca la conexión a fondo con la sensibilidad de los espectadores, que deben aceptar tener los ojos vendados, para que tengan que apelar a otros sentidos.

   La programación incluyó en total la presentación de cinco piezas, cuanto exposiciones o debates, dos recitales y cuatro “lecturas escénicas”, es decir lecturas de poemas teatralizadas.

   La nota original, publicada en el transcurso del festival, está disponible en este enlace:

http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/los-poetas-malditos-pasan-de-las-letras-a-las-tarimas-de-teatro/16735344

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.