• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Al teatro con los poetas malditos

Los poetas malditos, que levantaron sus versos contra un contorno social del que se apartaron, que se rebelaron ante el sufrimiento e intentaron rechazar lo peor de la naturaleza humana, tuvieron una repercusión que traspasó por mucho los límites del género y de las letras en general, para impactar en otros campos. Y así ocurrió también con el teatro, como se demuestra con una semana de actividades en Bogotá.

 

   En la capital colombiana, en la última semana de octubre, se desarrolló “Invernía, encuentro con los poetas malditos”, la definición acuñada por Paul Verlaine en su libro publicado por primera vez en 1884, para pasar a una versión aumentada, y definitiva, en 1888, referido a seis poetas entre los que Arthur Rimbaud es el más recordado.

   “Invernía”, que realizó su quinta edición, reunió a elencos teatrales colombianos que realizaran piezas inspiradas en textos de los poetas malditos y a los organizadores les llamó la atención un desarrollo acentuado en la ciudad de Medellín.

   Las presentaciones teatrales transcurrieron junto con actividades académicas dedicadas en torno de la obra de los poetas malditos.

   Juan Viana, director de Elemental Teatro, declaró al diario El Tiempo de Bogotá que estos autores “no sólo han impactado el mundo de la literatura, sino también en la psicología, la filosofía y, como nosotros lo queremos demostrar, en el teatro. Sabemos que un Baudelaire o una Pizarnik han generado una identidad y un estilo fuerte que, al leerlos, cambian la mentalidad de cualquiera, ya que llegan a nuestra vida generando reflexiones y pensamientos muy profundos”.

   Para la clausura, dice el informe del diario, se reservó la presentación de Guía 2 Teatro, de Cartagena, con la obra “Delirio”, concebida como un homenaje al poeta colombiano Raúl Gómez.

   Una de las singularidades anunciadas fue Teatro Galeón con la pieza “Noctámbulo”, basada en la obra de Edgar Allan Poe, que busca la conexión a fondo con la sensibilidad de los espectadores, que deben aceptar tener los ojos vendados, para que tengan que apelar a otros sentidos.

   La programación incluyó en total la presentación de cinco piezas, cuanto exposiciones o debates, dos recitales y cuatro “lecturas escénicas”, es decir lecturas de poemas teatralizadas.

   La nota original, publicada en el transcurso del festival, está disponible en este enlace:

http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/los-poetas-malditos-pasan-de-las-letras-a-las-tarimas-de-teatro/16735344

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.