• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

A Neruda "jamás vas a meterlo en una película", dice Pablo Larraín

A una persona como Pablo Neruda, poeta, político, gustoso de la buena vida, erudito en las letras, "jamás vas a poder meterlo dentro de una película", afirma el director Pablo Larraín, cuya cinta basada en el autor chileno sigue presentándose en varios países -a fines de septiembre se estrenó en España-. Esa imposibilidad de retratar al poeta en una única obra lo llevó a decidirse a realizar, afirma, un filme sobre "el mundo nerudiano".

 

   "Neruda" se estrenó en el Festival de San Sebastián. La protagoniza el actor chileno Luis Gnecco, encarnando al poeta, y Gael García Bernal, en el papel del policía que lo persigue, Óscar Peluchonneau, por cuenta del régimen de Gabriel González Videla.

   El poeta, entonces senador por el Partido Comunista, había formulado acusaciones graves contra el presidente, que le impuso el retiro de los fueros y lanzó la persecución. Esto hizo que Pablo Neruda escapara a Argentina en una travesía llena de aventuras pero también de riesgos graves.

   La publicación especializada SensaCine entrevistó a Pablo Larraín y le expresó que el cine, en otras películas, tendió un "velo edulcorado" en torno de la figura del poeta. Le preguntó a continuación si se propuso no hacer lo mismo y en ese caso cómo se lo propuso.

   El director relató primero cómo se puso en marcha la idea, que surgió de su hermano Juan, productor de todas sus obras. "Le dije que estaba loco por querer hacer una película de Neruda, que cómo íbamos a hacer eso. Entonces me dijo que hiciéramos un guión y fuéramos poco a poco".

   Guillermo Calderón escribió la primera versión, "y lo fuimos cambiando a lo largo de los años. Juntos fuimos acolchando la dirección".

   En esa secuencia, empezó por su parte a investigar. "No es que uno tenga que estudiar a Neruda, porque Neruda en Chile está en el aire, está en los árboles, en los objetos y en el colegio".

   Sin embargo, recién cuando ya estaba trabajando en la cinta, "entendí que Neruda era un gran cocinero, un amante de la cocina, un experto en vinos, un tipo que sabía muchísimo de las novelas policiales, un amante de las mujeres, de todo tipo de literatura, un comunista como pocos, un senador comunista que podría haber sido el presidente de Chile (...), y desde luego uno de los poetas más grandes de nuestra lengua y de la historia".

   Entonces, continuó, "cuando te das cuenta de todo eso, en vez de resultarte tan aterrador como es al principio, resulta ser muy liberador darte cuenta que jamás vas a poder meterlo dentro de una película. Entonces te das cuenta de que no es sobre Neruda, es sobre el mundo nerudiano, sobre su cosmos, sobre todo lo que te acabo de decir. Entonces la película es como absorber un poco de todas las bibliografías, su autobiografía, leer, desde luego, su poesía, leer el discurso que dio cuando recibió el premio Nobel".

   Por eso el director reitera en este reportaje con SensaCine algo que ya dijo en otras entrevistas: la película no pretende ser un retrato de la vida del poeta y ni siquiera es "una película realista, no es una película que intente capturar del todo a Neruda, es una película que intenta jugar con sus elementos nerudianos y lleva un poco lo que nos produce su obra".

   "Creo que Neruda era un tipo maravilloso, era un tipo peligroso, furioso, filoso y un erudito brillante y absolutamente inclasificable. Cuando asumes eso, entonces ya vas a filmar en paz", expresó.

   Ante otra pregunta, Larraín sostuvo que "la mezcla entre la poesía y el cine es peligrosa", y aunque no amplió esa opinión explicó que se propuso, "más que hacer la película que tenga como una ambición literaria", hacer una que "tiene una ambición cinematográfica".

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.sensacine.com/noticias/cine/noticia-18546263/

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.