• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Poetas españoles en Nueva York: pieza con textos y música

Decir Nueva York y poesía es remitirse inevitablemente a Federico García Lorca. Sin embargo, esto no excluye la relación intensa que otros autores mantuvieron con la ciudad estadounidense, y que se plasmó en sus obras. Esa polifonía es lo que intenta reflejar una puesta teatral con poesía, música y el aporte de artes visuales, a cargo de artistas españolas, y que se presentó en Tomelloso.

 

   “Nueva York, ego fui” es el título de la pieza que en el Teatro Municipal de la ciudad ubicada en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha presentaron Cristina Rodríguez, pianista y musicóloga; Sonia Ruiz, actriz y filóloga, y Roberto Carretero, ilustrador y muralista.

   La obra se nutre de “Poeta en Nueva York”, de Federico García Lorca, y también de lo que la ciudad estadounidense motivó poéticamente en Juan Ramón Jiménez, Rafael Alberti y otros autores, sin que queden al margen los registros de las artistas que suben a escena.

   El espectáculo está dividido en seis capítulos, “Llegar a ti”, “Mítica”, “NYC ego soy”, “Grietas”, “Refelgting absence” y “Liturgia de la separación”.

   Francisco Navarro escribió, en lanzadigital.es, una crítica entusiasta sobre “Nueva York, ego fui”, en la que pone énfasis para dar cuenta del impacto como espectador.

“Asistimos conmocionados a un espectáculo irrepetible, a la culminación de un sueño, al fin de un hercúleo viaje, al triunfo de una arriesgada apuesta: ‘Nueva York, ego fui’”.

   No se trata de la reacción de un crítico que pone por encima de cualquier otro factor su evaluación técnica y sus saberes. Escribe Navarro: “Sonia Ruiz nos envolvió con la voz, sugerente, cálida, brillante, y Cristina Rodríguez con la música, precisa, necesaria, única, magnífica…  A la vez, o de una en una, sin dejarnos libre ni una micra de sentido”.

   El viaje de ambas artistas se entremezcla con los textos, “a través de poetas que estuvieron antes, pero con los sentimientos de ambas, transformándolos a su antojo, modelándolos con sus vivencias”.

   Según la reseña del periodista, la pieza llega a su punto culminante con “Apocalipsis” de Dionisio Cañas, aunque se mantiene con “Nueva York, 215 West de la calle 90”, del mismo autor, y con cierre de “En son de despedida”, de José Hierro.

   La puesta en escena de la obra fue acompañada con la presentación en el Café de la Glorieta de un audiolibro editado por Soubriet, y la inauguración de una exposición de las ilustraciones que Roberto Carretero aportó al proyecto.

   La nota completa está disponible en el enlace siguiente:

http://www.lanzadigital.com/news/show/cultura/nueva-york-ego-fui-un-espectaculoancla-diferente-que-triunfa-en-el-teatro-municipal-de-tomelloso/92141

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.