• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Fausto Ponce objeta cánones machistas en puesta en México

Las dificultades de un hombre que lleva consigo los rasgos del machismo en relación con los vínculos amorosos y las rupturas de pareja, y en especial las que se le presentan cuando quiere romper con los clishés, constituyen la materia con la cual el mexicano Fausto Ponce, hasta ahora conocido como periodista, escribió un conjunto de poemas y los llevó personalmente a escena.

 

   “Al amanecer” es el título de la obra que debutó a comienzos de septiembre en el Foro Lucerna del Teatro Milán de Ciudad de México, con dirección escénica a cargo de Maru Dueñas, quien participa en actuación junto con Héctor Berzunza, mientras la música en vivo va por cuenta de Leonardo Ponce.

   El punto de partida del conflicto es un mundo lleno de lugares comunes sobre rasgos de género que siguen todavía arraigados en la sociedad. El varón, que la va de rudo, intenta eludir el compromiso afectivo, lo hace con supuetsa holgura y aparentemente no hay en él ningún registro sentimental. En cambio, la mujer llora por los rincones, era la que se estaba enamorando y vive la decepción con gran intensidad. Ella adelgaza exageradamente o como por demás, enclaustrada, mientras él sale de inmediato a buscar diversión.

   Este sistema de creencias, patrones culturales arcaicos y suposiciones es lo que, según una crónica de SinEmbargo escrita por Mónica Maristain, el personaje de Fausto Ponce descubre en sí mismo, en su universo de valores y referencias. El dato singular es que el autor y actor afirma que todo ello es reflejo de un proceso personal de cambio que llega a su punto culminante, justamente, con esta pieza.

   En efecto: “Al Amanecer” es “parte de un proceso interno de muchos años; para mí, es una especie de ‘Camino del héroe’ (a la manera de Joseph Campbell) donde se cristalizan muchas respuestas… un viaje de transformación que concluye con esta obra”, dijo a la publicación.

   También declaró que “desde el momento en que me senté a escribir pensé que estos textos deberían cobrar vida, es decir, no sólo quedar confinados a una hoja en blanco, sino materializarse también en un escenario… Es así y por azares del destino que llegaron a manos de la talentosísima Maru Dueñas, quien prácticamente de inmediato tomó el control para llevarlos a escena”.

   La exploración abarca lugares comunes, como el que sostiene que los hombres no lloran, y acaso no sufren en una ruptura amorosa, lo que Ponce desmiente. Sí sufren, afirma, pero “lo que pasa es que no lo decimos usualmente. Yo tengo el lado femenino muy en paz conmigo”.

   La obra, continuó, procura describir “lo difícil que es llegar a ser hombre sin estar de acuerdo con el modelo tradicional. Cómo unir los sentimientos en un tiempo que ya no sirve el modelo viejo de varón. ¿Dónde está el nuevo modelo? ¿Qué nos dice ese modelo?”

   En cuanto a la idea original de la obra, relató que “quería hacer un ‘spoken words’ con música y dramatizarlo, pero para Maru Dueñas resultó un monólogo en forma y así llegó al trato escénico, contando una historia de principio a fin”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.