• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

La Poesía Alcanza

Poesía mapuche / Kallfv mapu

 

   Los poemas que siguen están incluidos en el libro "Kallfv mapu", "Tierra azul", publicado por Ediciones Continente en Buenos Aires, en 2008. Este libro cobra relevancia especial en momentos en que el gobierno argentino lanzó una serie de operaciones represivas contra comunidades mapuche de la zona sur andina, por la muy antigua disputa en torno de las tierras de las que este pueblo fue y es despojado. En esas operaciones, las fuerzas represivas del presidente Mauricio Macri causaron dos muertes. La de Santiago Maldonado, un artesano que apoyaba reclamaciones mapuche y que perdió la vida cuando escapaba a un operativo represivo ilegal de la Gendarmería Nacional, el primero de agosto. Luego, el 25 de noviembre, fue asesinado Rafael Nahuel, de 22 años, quien acompañaba a una comunidad mapuche asentada en tierras que el Estado argentino considera su propiedad, en la zona del lago Mascardi, cerca de San Carlos de Bariloche. Miembros de la Prefectura Naval, la fuerza que debe custodiar los ríos, le dispararon por la espalda. Igual que Maldonado, Rafael Nahuel estaba desarmado).

 

 

   Graciela Huinao

 

   La voz de mi padre

 

En lenguaje indómito

nacen mis versos

de la prolongada noche

del exterminio.

 

 

   Salmo 1492

 

Nunca fuimos

el pueblo señalado

pero nos matan

en señal de la Cruz

 

 

   Los cantos de José Loi

 

Vuelven

en primavera

donde el campo generoso

honra con los árboles

el paso inmortal

de mis abuelos.

Los cantos de mi padre

cuando borracho de sueños

en el país de mi infancia

me enseñaba la ruta

que siguen las estrellas.

A veces lágrimas

traían las noches de invierno

al enseñarme a descifrar

los cantos de la montaña

a comunicarme con los pájaros

en su idioma infinito

y a entender el mensaje del viento

en remolino sobre el río.

Ahora acuñados sus cantos

a mi vestido digo:

La primera escuela de mi raza

es el fogón

en medio de la ruka

donde arde

la historia de mi pueblo.

 

 

   Elicura Chihuailaf

 

   Señales en la tierra de arriba

 

Salió el viento del mar

Lloverá lloverá gritan mis huesos

y los sembrados que parecen enfermos

cargan de ensueños los botes

que como nubes navegan

en el agua del cielo

Salió el viento del mar

y se han volcado los botes

sobre el Llaima

Lloverá, sí, dice el aroma

cerrando sus puertas en el bosque

Y veo la luz del cielo

que abre sus vertientes azules

y las espigas levantan sus cabezas

¡silban!, las oigo, ¡jubilosas!

 

 

   El silencio de los bosques

 

Mi padre y yo solemos charlas hasta la madrugada

bebiendo del vino de la pena y la esperanza

¿Alguien puede evitar el otoño

del oeste?, me dice

los ríos van perdiendo su profundidad

el caudal de la sabiduría

y comienzan a añorar el silencio de sus

  bosques

Nosotros pensamos en el hijo

el hermano, aún en el exilio

Hablamos de luchar, mientras los zorros

cruzan gritando nuestros campos

 

Mi padre y yo, envejecidos

ahora nos miramos entre lágrimas.

 

 

   La llave que nadie ha perdido

 

La poesía no sirve para nada

  me dicen

Y en el bosque los árboles se acarician

con sus raíces azules

y agitan sus ramas el aire

saludando con pájaros la Cruz del Sur

La poesía es el hondo susurro de los asesinados

el rumor de hojas en el otoño

la tristeza por el muchacho

que conserva la lengua

pero ha perdido el alma

La poesía, la poesía, es un gesto

un sueño, el paisaje

tus ojos y mis ojos, muchacha

oídos corazón, la misma música

Y no digo más, porque nadie encontrará

la llave que nadie ha perdido

Y poesía es el canto de mis Antepasados

el día de invierno que arde y apaga

esta melancolía tan personal.

 

 

 

   Leonel Lienlaf

 

   Se ha despertado

   el ave de mi corazón

 

Se ha despertado el ave de mi corazón

Extendió sus alas y se llevó mis sueños

Para abrazar la tierra.

 

 

   Mamayeja

 

Tus manos

acariciaron estos sueños

y tu nombre

lo dijo mi boca

como un canto:

                       Mamayeja

                       tu Mamayeja.

Entonces me escondí

en tus brazos

cansados por los años.

Allí,

en un rincón de tu ruka

siguen durmiendo nuestros sueños

con tus hilados

Mamayeja.

 

 

   Lluvia

 

Bajó como pétalos de flores

gota a gota

y cayó sobre mi cabeza

luego se escurrió

cerca de mi corazón

refrescando mis venas sedientas.

 

 

   Mari Mari

 

Volveré a decir que estoy vivo

que estoy cantando

 cerca de una vertiente.

¡Vertiente de sangre!

Le preguntaré al sol

de dónde viene

y si pasan los años

repetiré lo mismo

Vengo de las tierras de Alepue diré

Avanzo Avanzo

quiero llegar muy lejos

más allá del umbral de las estrellas.

 

(De “Kallfv mapu, Tierra azul”, antología de la poesía mapuche contemporánea, edición bilingüe, con selección de Néstor Barron y prólogo de Osvaldo Bayer. Ediciones Continente, Buenos Aires, 2008. Graciela Huinao nació en Osorno, en 1956. Elicura Chihuailaf nació en Quechurehue, provincia de Cautín, en 1952. Leonel Lienlaf nació en Alepue, provincia de Valdivia, en 1969. En la nota introductoria al libro, Néstor Barron explica que la lengua del pueblo mapuche, mapudungun, no tiene una grafía uniforme, por lo que resolvió respetar la forma de escritura de cada autor. Asimismo, desistió de incluir un glosario con algunos términos mapuche que “no tienen traducción en el mismo poema en que aparecen”).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.