• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

La Poesía Alcanza

La pasión según Boccanera

 

(El poeta argentino Jorge Boccanera, que en octubre de 2016 recibió el Premio Poetas del Mundo Latino, que se concede en México, publicó también varias antologías y ensayos. Uno de sus trabajos es “La pasión de los poetas”, en el que indaga las circunstancias que rodearon a los poemas de amor escritos por veintiún autores latinoamericanos. De hecho, el subtítulo de la obra es “La historia detrás de los poemas de amor”. La obra transita por un carril no convencional, ya que combina condimentos de la investigación histórico-periodística, el ensayo y el relato de ficción. Cada capítulo termina con un poema de amor del autor referido. Tomando en cuenta que La Poesía Alcanza publica asiduamente poemas de Jorge Boccanera, la celebración por la obtención del premio en México se expresa esta vez con algunos de los poemas de este libro, reeditado recientemente en la Argentina por la Editorial Patria Grande).

 

 

   César Vallejo

 

   Poema para ser leído y cantado

 

Sé que hay una persona

que me busca en su mano, día y noche,

encontrándome, a cada minuto, en su calzado,

¿Ignora que la noche está enterrada

con espuelas detrás de la cocina?

 

Sé que hay una persona compuesta de mis partes,

a la que integro cuando va mi talle

cabalgando en su exacta piedrecilla.

¿Ignora que a su cofre

no volverá moneda que salió con su retrato?

 

Sé el día,

pero el sol se me ha escapado;

sé el acto universal que hizo en su cama

con ajeno valor y esa agua tibia, cuya

superficial frecuencia es una mina.

¿Tan pequeña es, acaso, esa persona,

que hasta sus propios pies así la pisan?

 

Un gato es el lindero entre ella y yo,

al lado mismo de su taza de agua.

La veo en las esquinas, se abre y cierra

su veste, antes palmera interrogante…

¿Qué podrá hacer sino cambiar de llanto?

 

Pero me busca y busca. ¡Es una historia!

 

 

   Rosario Castellanos

 

   Destino

 

Matamos lo que amamos. Lo demás

no ha estado vivo nunca.

Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere

un olvido, una ausencia, a veces menos.

Matamos lo que amamos. ¡Que cese ya esta asfixia

de respirar con un pulmón ajeno!

El aire no es bastante

para los dos. Y no basta la tierra

para los cuerpos juntos

y la ración de la esperanza es poca

y el dolor no se puede compartir.

 

El hombre es animal de soledades,

ciervo con una flecha en el ijar

que huye y se desangra.

 

Ah, pero el odio, su fijeza insomne

de pupilas de vidrio; su actitud

que es a la vez reposo y amenaza.

 

El ciervo va a beber y en el agua aparece

el reflejo de un tigre.

El ciervo bebe el agua y la imagen. Se vuelve

-antes que lo devoren- (cómplice, fascinado)

igual a su enemigo.

 

Damos la vida sólo a lo que odiamos.

 

 

   Vicente Huidobro

 

   Altazor

   Canto II

   (fragmento)

 

Mujer el mundo está amueblado por tus ojos

Se hace más alto el cielo en tu presencia

La tierra se prolonga de rosa en rosa

Y el aire se prolonga de paloma en paloma

 

Al irte dejas una estrella en tu sitio

Dejas caer tus luces como el barco que pasa

Mientras te sigue mi canto embrujado

Como una serpiente fiel y melancólica

y tú vuelves la cabeza detrás de algún astro

 

¿Qué combate se libra en el espacio?

Eras lanzas de luz entre planetas

Reflejo de armaduras despiadadas

¿Qué estrella sanguinaria no quiere ceder el paso?

En dónde estás triste noctámbula

Dadora de infinito

Que pasea en el bosque de los sueños

 

Heme aquí perdido entre mares desiertos

Solo como la pluma que se cae de un pájaro en la noche

Heme aquí en una torre de frío

Abrigado del recuerdo de tus labios marítimos

Del recuerdo de tus complacencias y de tu cabellera

Luminosa y desatada como los ríos de montaña

¿Irías a ser ciega que Dios te dio esas manos?

te pregunto otra vez

 

El arco de tus cejas tendido para las armas de los ojos

En la ofensiva alada vencedora segura con orgullos de flor

Te hablan por mí las piedras aporreadas

Te hablan por mí las alas de pájaros sin cielo

te habla por mí el color de los paisajes sin viento

Te habla por mí el rebaño de ovejas taciturnas

Dormido en tu memoria

Te habla por mí el arroyo descubierto

La yerba sobreviviente atada a la aventura

Aventura de luz y sangre de horizonte

Sin más abrigo que una flor que se apaga

Si hay un poco de viento

(…)

Sin embargo te advierto que estamos cosidos

A la misma estrella

estamos cosidos por la misma música tendida

De uno a otro

Por la misma sombra gigante agitada como árbol

Seamos este pedazo de cielo

Este trozo que pasa la aventura misteriosa

La aventura del planeta que estalla en pétalos de sueño

(…)

Tengo una atmósfera propia en tu aliento

La fabulosa seguridad de tu mirada con sus constelaciones íntimas

Con su propio lenguaje de semilla

Tu frente luminosa como un anillo de Dios

Más firme que todo en la flora del cielo

Sin torbellinos de universo que se encabrita

Como un caballo a causa de su sombra en el aire

 

Te pregunto otra vez

¿Irías a ser muda que Dios te dio esos ojos?

 

 

(De "La pasión de los poetas, la historia detrás de los poemas de amor", Alfaguara, Buenos Aires, 2002. Jorge Boccanera nació en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1952. Obtuvo numerosos premios, entre ellos el Casa de las Américas de Cuba, en 1976; el Nacional de Poesía Joven de México, en 1977; el Premio Internacional “Camaiore” de Italia, y el Casa de América de España, en 2008; el Internacional de Poesía “Ramón López Velarde”, de 2012; y el Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval, en 2016. Su extendida obra poética, que comenzó a publicar en 1976, se expresa en varias antologías: “Marimba”, de 1986; “Servicios de insomnio”, de 2005; “Tambor de jadeo”, de 2009; “Libro del errante”, de 2009; “Sombra de dos lugares”, de 2009; y “Cartas de nadie a nunca”, de 2013. También es autor de prólogos y estudios sobre Raúl González Tuñón, Federico García Lorca, Augusto Roa Bastos, Ernesto Cardenal y Pablo Neruda. Asimismo, publicó ensayos sobre su compatriota Juan Gelman y coordinó varias antologías y colecciones de poesía. Es también crítico y periodista).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.