• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

La Poesía Alcanza

Susana Jiménez Palmera

 

   Soledad

                                                  La soledad es esta melodía

                                                                    rota de mis frases.

                                                                   Alejandra Pizarnik

 

 

No supone, asevera,

no musita, grita la viudez

de los huesos,

su pincelada no es media,

abarca todo y te asfixia.

 

No lame la mejilla,

muerde la cara y te deja sin ojos

para que no veas

su profundidad en las cenizas.

 

No es un sofisma, es tan real

como el polvo del que estás hecho.

 

No te da plazos, te suelta en la sima

por donde el círculo del sol se despeña.

 

 

 

 

   Tus palabras

 

Baten sus alas y juegan con el viento,

adornan la balada del trigal maduro,

como gotas de agua lavan los sueños

y son capaces de vestir el dolor

sin costuras.

 

Como garzas blancas vuelan lento,

se juntan para tejer el alma

sin la marca del tiempo.

 

¡Tus palabras…

anidan donde el silencio es puro!

 

 

 

   ¡Cuánto olvido en los ojos del tiempo!

 

Esta manía de limpiar los recuerdos

y ventilar un poco

las estanterías de la mente,

esta rara costumbre

me hace creer que puedo airear

las fibras de mi alma.

 

Encuentro añoranzas

que afloran con amargas sonrisas

y otras que llevan amor todavía.

 

A todas las acojo por un tiempo

y les doy vida.

Encierran grandes silencios.

 

Trato de vestirlas de agua,

de sol, de días lentos,

hasta que la memoria desanuda

recuerdos negros.

 

¡Cuánta ausencia abierta,

cuánto olvido

en los ojos insomnes del tiempo!

 

 

 

   Aún no fallezco

 

La herida sigue abierta y el viento confundido

quiere arrasar mi cuerpo,

mi corazón descifra sepulcros

y escucha el canto de un pájaro.

 

¡Sublévate alma mía

que aún no son cadáveres mis besos!

Las palabras no han fallecido,

las caricias no han expirado,

capaces son de cobijar el llanto.

 

No hay sepultura,

tampoco frío que endurezca mi pecho.

 

Este viaje aún no termina,

cierro la herida, la adorno con silencio,

recojo la ráfaga del viento

e invento un nuevo canto

para aquel pájaro

que parecía muerto.

 

 

 

   Mis ojos ya no quieren ser mis ojos

 

Mis ojos no quieren ser mis ojos

Me observan con desconsuelo,

creen que disfrazo amarguras

o me comporto como si fuera

el borrador que hace un inventario

y va quitando lo que desea.

 

Saben que veo los niños

moribundos que muestran

en los noticieros,

que sufro con la hambruna,

pero no me ven realista

porque cuando miro la flor,

digo que es la pasión de un día

y cuando contemplo la luna,

no la reconozco como luna

prefiero ver el pecho de una alondra.

 

Y si es un camino lo que veo de frente…

¡ah!, no es un camino,

es apenas un estrecho espacio

que ha bordado el silencio

con ribetes.

 

No sé qué haré con esta manera

de mirar la vida

si no me detengo en la crudeza

Mis ojos ya no quieren

seguir siendo mis ojos

porque solo veo lo que quiero,

porque observo el suspiro del mar

a un paso de mis pasos,

porque veo cerca el paraíso,

mi paraíso que no es el paraíso

de mis ojos.

 

El de ellos está más lejos

y no tiene el mismo nombre.

No sé qué haré porque mis ojos

ya no quieren ver lo que veo,

y no quieren seguir siendo mis ojos.

 

(Susana Jiménez Palmera nació en Barranquilla, Colombia. Publicó su primer libro de poemas, “Sendero de latidos”, en 2014, Apidama Ediciones. Siguió “Con hilos de soles y lunas”, en 2016, en la misma editorial. Poemas suyos fueron incluidos en la antología “Poesía Colombiana del siglo XX escrita por mujeres”, de 2014, y en la “Antología Poética Internacional Grito de Mujer”, en 2014, Editorial Rosado Fucsia, República Dominicana. Participó en festivales españoles y colombianos. Integra el Hispanic American Visual Project, un proyecto internacional con artistas plásticos llamados Almas Viajeras. Es miembro de la Asociación Cultural Univers Ágatha Autism, Barcelona, España. Tallerista a través de la Fundación Circulo Abierto a nivel nacional. Directora de la Fundación Cultural CanalArte. Fue finalista con mención de honor  en el 14to. Certamen Internacional de Poesía y Cuento Mis Escritos, en Argentina, y en el segundo concurso de poesía “Luz de luna” Madrid, España. Publica en internet, en el espacio https://rescoldosazulados.blogspot.com.co/).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.