• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

La Poesía Alcanza

Canción que es poesía (II)

 

Segunda serie de letras de canciones, o poemas escritos para canción, como se les quiera llamar, que La Poesía Alcanza publica por sugerencia de lectores y poetas. Estas propuestas responden a la convocatoria que hicimos a propósito de la adjudicación del Premio Nobel de Literatura al compositor y cantante estadounidense Bob Dylan, que desató un debate intenso, a escala mundial. Algunos académicos, escritores y críticos, se quejaron de que el premio haya sido destinado a quien escribió textos para canciones, “no para libro”, entre otras opiniones. La primera serie incluyó textos de Dylan, Gustavo Cerati, Marcial Alejandro, Alceu Valença, Violeta Parra y Joan Manuel Serrat.

 

   Silvio Rodríguez

 

   ¿A dónde van?

 

¿A dónde van las palabras que no se quedaron?

¿A dónde van las miradas que un día partieron?

¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón,

o se acurrucan, entre las rendijas, buscando calor?

¿Acaso ruedan sobre los cristales,

cual gotas de lluvia que quieren pasar?

¿Acaso nunca vuelven a ser algo?

¿Acaso se van?

¿Y a dónde van?

¿A dónde van?

 

¿En qué estarán convertidos mis viejos zapatos?

¿A dónde fueron a dar tantas hojas de un árbol?

¿Por dónde están las angustias,

 que desde tus ojos saltaron por mí?

¿A dónde fueron mis palabras sucias de sangre de abril?

¿A dónde van ahora mismo estos cuerpos,

que no puedo nunca dejar de alumbrar?

¿Acaso nunca vuelven a ser algo?

¿Acaso se van?

¿Y a dónde van?

¿A dónde van?

 

¿A dónde va lo común, lo de todos los días,

el descalzarse en la puerta, la mano amiga?

¿A dónde va la sorpresa casi cotidiana del atardecer?

¿A dónde va el mantel de la mesa, el café de ayer?

¿A dónde van los pequeños terribles encantos que tiene el hogar?

¿Acaso nunca vuelven a ser algo?

¿Acaso se van?

¿Y a dónde van?

¿A dónde van?

 

Propuesta recibida en Twitter, formulada por @malennne

 

 

    El necio

 

Para no hacer de mi ícono pedazos,

para salvarme entre únicos e impares,

para cederme un lugar en su Parnaso,

para darme un rinconcito en sus altares

me vienen a convidar a arrepentirme,

me vienen a convidar a que no pierda,

mi vienen a convidar a indefinirme,

me vienen a convidar a tanta mierda.

 

Yo no sé lo que es el destino,

caminando fui lo que fui.

Allá dios, que será divino.

Yo me muero como viví,

yo me muero como viví.

 

Yo quiero seguir jugando a lo perdido,

yo quiero ser a la zurda más que diestro,

yo quiero hacer un congreso del unido,

yo quiero rezar a fondo un "hijonuestro".

Dirán que pasó de moda la locura,

dirán que la gente es mala y no merece,

más yo seguiré soñando travesuras

(acaso multiplicar panes y peces).

 

Yo no sé lo que es el destino,

caminando fui lo que fui.

Allá dios, que será divino.

yo me muero como viví,

yo me muero como viví.

 

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas

cuando la Revolución se venga abajo,

que machacarán mis manos y mi boca,

que me arrancarán los ojos y el badajo.

Será que la necedad parió conmigo,

la necedad de lo que hoy resulta necio:

la necedad de asumir al enemigo,

la necedad de vivir sin tener precio.

 

Yo no sé lo que es el destino,

caminando fui lo que fui.

Allá dios, que será divino.

yo me muero como viví.

yo me muero como viví.

 

Propuesta de Sandra Papadópulo (@elmaratuspies), de Argentina.

 

 

  Te doy una canción

 

Cómo gasto papeles recordándote,

cómo me haces hablar en el silencio,

cómo no te me quitas de las ganas

aunque nadie me ve nunca contigo.

Y cómo pasa el tiempo, que de pronto son años

sin pasar tú por mí, detenida.

 

Te doy una canción si abro una puerta

y de las sombras sales tú

Te doy una canción de madrugada,

cuando más quiero tu luz.

Te doy una canción cuando apareces

el misterio del amor

y si no lo apareces, no me importa:

yo te doy una canción.

 

Si miro un poco afuera, me detengo:

la ciudad se derrumba y yo cantando.

la gente que me odia y que me quiere

no me va a perdonar que me distraiga.

Creen que lo digo todo, que me juego la vida,

porque no te conocen ni te sienten.

 

Te doy una canción y hago un discurso

sobre mi derecho a hablar.

Te doy una canción con mis dos manos,

con las mismas de matar.

Te doy una canción y digo patria,

Y sigo hablando para ti.

Te doy una canción como un disparo,

como un libro, una palabra, una guerrilla:

como doy el amor.

 

Propuesta de Jasmín Cacheux (@jasminczcx), poeta mexicana.

 

 

   Ojalá

 

Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan

para que no las puedas convertir en cristal.

 

Ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo

ojalá que la luna pueda salir sin ti

ojalá que la tierra no te bese los pasos.

 

Ojalá se te acabe la mirada constante

la palabra precisa, la sonrisa perfecta,

ojalá pase algo que te borre de pronto.

 

Una luz cegadora un disparo de nieve,

ojalá por lo menos que me lleve la muerte

para no verte tanto, para no verte siempre

en todos los segundos, en todas las visiones.

 

Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.

 

Ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda.

Ojalá que tu nombre se le olvide a esa voz.

Ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado.

Ojalá que el deseo se vaya tras de ti,

a tu viejo gobierno de difuntos y flores

 

Propuesta recibida en Twitter, formulada por @rsolev

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.