• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

La Poesía Alcanza

Canción que es poesía (III)

 

   Esta es la tercera serie de letras de canciones, o poemas compuestos para temas musicales, como se les quiera llamar, que fueron elegidos por lectores de La Poesía Alcanza. Los autores que siguen se suman a Silvio Rodríguez, Bob Dylan, Luis Eduardo Aute, Joan Manuel Serrat, Atahualpa Yupanqui, Gustavo Cerati, Violeta Parra, Joaquín Sabina y Subcomandante Marcos, Chico Sánchez Ferlosio y  Alceu Valença. Estos lectores hicieron sus propuestas luego de que lanzamos una invitación cuando el Premio Nobel de Literatura le fue adjudicado al compositor y cantante estadounidense Bob Dylan, lo que desató un debate intenso, a escala mundial.

 

 

   Luis Alberto Spinetta

 

   A estos hombres tristes

 

Salva tu piel, la ciudad

te llevó el verano,

ponte color, que al morir

los hombres son blancos,

más blancos.

 

Que al volar sin volver,

sin volver,

que al volar sin volver

 

Tú tienes pies y tienes manos,

pero no se ven.

Si tus pies hoy nacieron viento,

déjalos correr.

Y si tus manos con las plantas,

déjalas crecer.

 

Vive de azul,

porque azul no tienes domingos.

Ríete al fin,

que llorar trae tanto frío,

Más frío.

 

Que olvidar como ver,

Que olvidar como ver.

 

Una vez ví que no cantabas,

y no sé por qué.

Si tienes voz tienes palabras,

déjalas caer,

cayéndote suena tu vida,

aunque no lo creas.

 

Cuanta ciudad, cuanta sed,

y tú un hombre solo.

 

 

   Cantata de puentes amarillos

 

Todo camino puede andar, todo puede andar.

 

Con esta sangre alrededor, no sé qué puedo yo mirar,

la sangre ríe idiota, como esta canción, ¿y ante quién?

 

Ensucien sus manos como siempre,

relojes se pudren en sus mentes.

 

¡Ya!

y en el mar naufragó

una balsa que nunca zarpó

mar aquí, mar allá.

 

En un momento vas a ver

que ya es la hora de volver

pero trayendo a casa todo aquél fulgor

¿y para quién?

 

Las almas repudian todo encierro

las cruces dejaron de llover.

 

Sube al taxi nena,

los hombres te miran,

te quieren tomar

ojo el ramo nena,

las flores se caen,

tenés que parar.

 

Vi la las sonrisas muriendo en el carrusel

vi tantos monos, nidos, platos de café

platos de café.

 

Guarda el hilo nena,

guarden bien tus manos

esta libertad

ya no poses nena,

todo eso es en vano

como no dormir.

 

Aunque me fuercen yo nunca voy a decir

que todo tiempo por pasado fue mejor

mañana es mejor.

 

Aquellas sombras del camino azul

¿donde están?

yo las comparo con cipreses que vi

sólo en sueños

y las muñecas tan sangrantes

están de llorar

 

Yo te amo tanto que

no puedo despertarme sin amar

 

 

¡No! nunca la abandones, ¡no!

Puentes amarillos,

se muere en su jaula

mira el pájaro

puentes amarillos.

 

Hoy te amo ya,

y ya es mañana.

 

 

  Para soñar

 

Tus ojos vagan tristes

haciéndose de sombras.

Mientras la noche abrigue amor

yo subiré a tu alcoba.

En tu cielo me reuniré

y en tus labios me perderé

para soñar…

Para soñar…

 

Tus manos tan frías

se envuelven en la aurora

y todo lo que dices

alegra como un canto.

y en tus ojos me fijaré,

y en tus labios me perderé

para soñar…

Para soñar…

 

En la luna del revés

todos saben que hacer,

y hasta el ángel de las aguas

se cansó de crecer,

y aunque el alma de la gente

siempre tuvo razón

yo tendré que mirarte

como si no fueras vos.

 

El mundo grita en vano.

Etérea tu alma viaja,

pero cuando regresas

recobran las miradas.

Y en tus ojos me fijaré

y en tus labios me perderé

para soñar…

Para soñar…

 

 

Propuestas de Laura Díaz, de Bogotá.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.