• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

La Poesía Alcanza

Poetas en Medellín / 2017 (IV)

   Publicamos la cuarta selección de poemas de autores presentes en el Festival Internacional de Medellín, del 8 al 15 de julio, en la ciudad colombiana. El espacio oficial del Festival en internet ofrece información detallada sobre los participantes y su obra. En algunos casos, además, se incluyen textos con su posición sobre el arte poético y su ubicación en el mundo.

   Los textos que siguen son tomados de la edición de julio de la Revista Prometeo, Memoria del 27° Festival Internacional de Poesía de Medellín, publicada a propósito del encuentro.

   El espacio oficial del Festival es el siguiente:

   https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Intro/index.htm

 

 

   José Luis Díaz Granados

 

   La fiesta perpetua

 

Mi historia está llena de silbidos y dédalos,

de voces y de veces, de jodidas preguntas,

de estaciones narradas para un inventario

de cicatrices y de resonancias.

 

Mi historia es una casa que envejece

con sus recintos intactos. Mi historia

es un cuerpo que habita entre estupores

y una boca que incendia las palabras

cuando bebe el amor. Mi historia debe ser

un banquete,

una fiesta perpetua

donde conviven el duende y el disturbio.

 

 

   Las palabras

 

El niño Sartre me enseñó su parábola

Una noche, a través de millares

De piedrecitas plateadas.

 

No cabía en mi cuerpo de diecisiete años

Tanto júbilo claro y oscuro y culminante.

 

Cada palabra de Las palabras era una piedra

De plata, pero también una gota de lluvia,

Una brasa en la nieve y una uva.

 

Al amanecer, estaba embriagado de campanas.

 

(José Luis Díaz Granados nació en Santa Marta, Colombia, en 1946. Publicó “El laberinto”, “La fiesta perpetua. Obra poética, 1962-2002”, “El laberinto, antología poética, 1968-2008”, “Poesía completa” (en tres tomos). También publicó poesía para niños. Obtuvo el premio de poesía “Carabela”, en Barcelona, en 1968. Es también novelista, profesor universitario y periodista).

 

 

   Hugo Rivella

 

   Guerra

 

Los ojos para qué si ya no veo,

me cegaron al tiempo en que la muerte iba en el mástil

                                                         de todas las banderas.

Cava las piernas del caído,

llena de sal su nombre,

lo despelleja.

Ha cercado la luna con sus fraguas y el vientre deformado

                                                                           de mi madre.

¿Y quién es quién entre los padeceres?

¿Qué rezo va lavando lo que queda del muerto?

¿Qué boca le pregunta por sus uñas?

¿Quién derrama una lágrima sobre su sepultura?

 

La guerra es una cruz con el hombre sangrando,

 

un alarido quebrado en el silencio.

 

 

   Amenaza

 

Un animal feroz ante la noche hociqueando mi dentro

y mi secuestro,

lo que enceniza al tiempo,

la palabra sudada,

la celda en la que soy su prisionero.

Pulsa la sien del verso,

late como un estruendo de cigarras,

el animal acecha mi esqueleto y el hálito de mi último relámpago.

Yo sé que viene a mí, viene y previene,

o viene de mil formas con sus garras,

golpe la puerta cuando me descuido y arremete hasta los últimos

                                                                         rincones de la casa.

Poesía,

en la garganta como un tajo,

el animal que eres me amenaza.

 

(Hugo Rivella nació en Rosario de la Frontera, provincia de Salta, Argentina, en 1948. Algunas de sus obras publicadas son “Algo de mi muerte”, “Agua de mis manos”, “Caballos en la lluvia”, “Centro de tormentas”, “Putas (La cacería del ángel)”, “La sombra en el espejo, Antología personal”, y “Poemas en la lengua de un sonámbulo”. Entre los reconocimientos que recibió figuran el primer premio en poesía del Certamen Literario Universidad Nacional de Córdoba, primer premio del IV Certamen Internacional de Poesía de Jaen, España, primer premio del concurso Gilberto Owen Estrada, UNAE México, y primer premio en el concurso de Paralelo Cero.)

 

 

   Zingonia Zingone

 

Desde el claustro de la cárcel se levanta un alarido de sangre. En una celda con vista al oriente, encorvado, el cuervo despluma su pasado. Ella llega como pan tibio, un verso atrapado en el piso de su mente. Como San Pedro, el carcelero agita trozos de metal entre los dedos. Nueve pasos separan de su puerta las rejas del fuego. Ella abre el libro. La llave gira en la cerradura. Desnudo el hombre abraza a su soledad. Se estremece. De su puño huye un verso: tan lleno de amor que reviento / las jaulas del odio. El carcelero escupe en el suelo. El firmamento pregona el canto del cuervo.

 

 

   El Tíber no es una serpiente

 

Rómulo mató a Remo.

Marte ilumina el cielo romano

y las alas plateadas de las gaviotas.

 

Uno recorre las orillas del Tíber

se ampara a una virgen pagana

busca la higuera sagrada

miel de lactancia

que alimentó los cimientos

de la urbe.

 

Encuentra la cesta vacía

(de Vesta solo queda

un templo en ruinas)

 

hay hedor a rata embotellada

espuma amarillenta

polímeros

arbustos intoxicados.

 

Uno recorre los muros de contención

como lagarto suicida

se ampara a un vértigo adolescente

al vahído de una civilización ávida

-insoportable-

de aguas turbias y naufragios.

 

Marte sigue parpadeando sobre el Tíber.

El Tíber no es una serpiente.

 

Rómulo juró matar

a aquel que traspasara

los límites urbanos.

 

Uno cruza el puente más antiguo

y escupe hiel en la corriente.

 

¿Habrá la loba engullido la esperanza?

¿Quién insiste irrespetando los confines?

 

(Zingonia Zingone nació en Inglaterra, en 1971. Vive entre Costa Rica e Italia. Tiene publicaciones en Costa Rica, España, Francia, India, Italia y México. Entre ellas, las más recientes son “Los naufragios del desierto”, “Petit Cahier du Grand Mirage” y “Light, the Templation”. Mantiene una publicación de poesía internacional para la revista italiana Minerva. En su condición de traductora, llevó al italiano la obra más reciente de Claribel Alegría, titulada “Voci”. Es fundadora del Movimiento Poético LibredeCadenas, que se desarrolla en una prisión para hombres en Roma.)

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.